sábado, diciembre 31, 2011

ANUARIO 2011


ENERO
 
El año comenzó como otras veces, plantando árboles en el Parque Guadalete, que aun sigue sin fecha ni plan de apertura al público. Además de plantar árboles se hicieron labores de mantenimiento y un acto reivindicativo para que se ubique en esta zona los huertos de ocio, algo con lo que cada vez cuentan más localidades que por lo general tiene menos recursos.

FEBRERO
En febrero me encargaron dar una charla sobre el Río Guadalete en unas jornadas organizadas por Ecologistas en Acción-Jerez, por lo que fui a dar una serie de paseos por la zona con el fin de documentarme un poco sobre sus valores biológicos. En esas salidas se apareció este cernícalo vulgar mostrando la majestuosidad que caracteriza a las aves rapaces. La charla fue al mes siguiente y tuve una muy buena acogida.
MARZO
En marzo concluyó el Taller de Introducción a la Ornitología y de momento será la última campaña pues el ayuntamiento no nos ha dado el taller este año por falta de disponibilidad presupuestaria por lo que de momento, este taller que siempre ha tenido una buena acogida, no se realizará aunque no descarto que en el futuro vuelva pues es una de las actividades más demandadas por los centros.

ABRIL
En abril realicé un curso de introducción al dibujo zoológico en la UCM organizado por SEO-Alectoris (los de la perdiz) con el fin de mejorar la técnica pictórica, cosa que ha sucedido y ahora los dibujos de aves salen bastante mas realistas. Aprovechando que al lado había un jardín botánico (Alfonso XIII) me fui a hacer fotos de aves, sin embargo la foto más curiosa fue la de este conejo, en pleno Madrid, que se dejó sacar una foto en condiciones, cosa que hasta ahora no había sucedido.

MAYO
Una de las excursiones más bonitas que se pueden hacer en Los Alcornocales es la Garganta del Montero, un sinfín de arroyos y cascadas enmedio de bonitos bosques de alcornoques y quejigos con sotobosque de helechos y ojaranzos en flor junto a los arroyos. Por allí encontré por primera vez el Iris pseudacorus, un lirio que crece en pequeños charcos de agua más o menos permanentes.

JUNIO
Junio fue un buen mes para conocer el pirineo, Ordesa y Monte Perdido en esa época aun tiene algo de nieve y no hace tanto calor como en otras partes de España. Es curioso como se cambia de monte mediterraneo a bosque atlantico casi de golpe y encontrarse en uno de los techos de la península ibérica. Muchas flores, pastos, montañas, cañones, valles y fauna tan especial como el quebrantahuesos hicieron este viaje especial e inolvidable.

JULIO
Islas atlánticas y luego Cabañeros fueron los destinos del mes de julio en los que se pasó del fresquito (y humedo) verano gallego al verano seco y caluroso de cabañeros. Las Islas Atlánticas fueron una novedad, un  lugar maravilloso lleno de gaviotas y con un clima mediterraneizado en la que vi por primera vez al cormorán moñudo y pude conocer a una planta endémica de las islas atlánticas, el Cytisus insularis. Salvo la isla de Cortegada pude ver todas las demás aunque fuera desde otra isla. No me gustó nada el circo que tienen montado entre restaurantes, campings, zonas de acampada y similares, que afortunadamente decae y deja de crecer el turismo a estas islas privilegiadas. En Cabañeros estuve solo un par de días pues esta año no fui de voluntariado (aunque amenazo con volver) celebrando el tercer aniversariony como siempre disfrutando a tope de este parque.
AGOSTO
El Parque Natural del Desierto de Las Palmas es uno de los lugares más interesantes de Benicassim para los aficionados a la naturaleza. Si el año pasado fue subir al Bartolo, este año tocaron las Agujas de Santa Águeda, pero desde la base, es decir, desde la playa hasta  los más de 500 msnm que tienen estas montañas cuya parte más complicada es justamente al llegar a la base de las agujas pues el camino se empina y bajar tres cuartos de lo mismo.
SEPTIEMBRE
  
Septiembre me llevó a Cuenca, una ciudad esculpida sobre la piedra entre los ríos Huécar y Júcar de la que aun quedan algunas casas colgadas o los llamados rascacielos medievales, testigos de la prosperidad de tiempos pretéritos.
OCTUBRE
Por fin me coincide la estancia en Madrid con la fiesta de la trashumancia y por tanto no me lo perdí, Madrid invadido por las ovejas y sobre todo por los caballos para redivindicar el mantenimiento de la trashumancia y del mundo rural. Puede que algunos de estos animales huelan mal, pero seguro que a casi todos nos gusta el queso, sobre todo el de aquí.

NOVIEMBRE
A últimos de mes me llamaron para hacer un curso en Valsaín y como no se decir que no aproveché la ocasión para recorrer un poquito de estos montes en pleno otoño, cosa que me permitió ver las primeras nieves que cubrieron el pueblo el último día de mi estancia allí. Junto a la nieve un cortejo de Buitres negros puso fin a una semanita en este pueblo segoviano.

DICIEMBRE
El puerto de Cotos es el mejor lugar de Madrid para ver la nieve, cuando nieva claro, pues a pesar de la imagen con los árboles cubiertos de blanco no había nieve, tan solo hielo de las heladas nocturnas y diurnas pero no había caido aun nada de nieve sobre los 2000 msnm, aunque si en las cumbres a 2400 msnm. Aunque todo estaba blanco, podemos decir que no había nada de nieve, sin embargo si que hacía frío sobre todo cuando soplaba el viento.

Ahora toca 2012, FELIZ AÑO NUEVO!!!!